Cabinas, viajes y activismo: Anne Martin

Anne

En Intérpretes y Traductores al desnudo-Interpreti e Traduttori allo scoperto celebramos con un poco de retraso el Día Internacional de la Traducción, o día de San Jerónimo, con la entrevista a Anne Martin, intérprete de conferencias y profesora en la Universidad de Granada. Anne, entre otras cosas, vivió en cuatro países distintos y tiene un perfil muy peculiar.

– Gracias por conceder esta entrevista, Anne. Sé que estás ocupada preparando el Máster en Interpretación de Conferencias de este año en la Universidad de Granada y que el tiempo siempre escasea. Me gustaría empezar justamente por ahí: ¿qué nos podés contar sobre el Máster? ¿Cuáles fueron los cambios más importantes con respecto a la especialidad de la Licenciatura? ¿Cuáles son los puntos fuertes?

– El Máster en Interpretación de Conferencias de la Universidad de Granada empieza su tercera edición ahora. Es una titulación de un curso académico, cuyo objetivo es formar intérpretes capaces de insertarse en el mundo profesional tanto como freelance como en las instituciones internacionales. Los idiomas que ofertamos son: alemán, árabe, francés e inglés, en combinación con el español. Los estudiantes deben ser nativos de una de estas lenguas, y tener un excelente dominio de dos más. Es un programa presencial y muy intensivo. Empezamos ahora la 3ª edición del Máster, pero antes impartíamos una especialidad en interpretación en el marco de la Licenciatura en Traducción e Interpretación, ahora desaparecido, por lo que en la Universidad de Granada tenemos mucha experiencia en la formación de intérpretes.

Inauguración Máster 2014-15

Los contenidos del Máster son muy similares a los de la especialidad de la Licenciatura aunque hay más horas lectivas. Si bien durante la Licenciatura las prácticas existían, no eran obligatorias, pero ahora sí, y han surgido unas oportunidades de prácticas muy interesantes. Por otra parte, los estudiantes deben hacer un Trabajo Fin de Máster (TFM). Se trata de una titulación profesional y el TFM es muy práctico: una interpretación en una situación real que el estudiante luego analiza con respecto a la preparación, su prestación, etc.. Creo que se aprende mucho. Además, al ser una titulación de posgrado, disponemos de presupuesto propio (no mucho, pero presupuesto al fin), por lo que podemos organizar actividades como charlas y talleres con expertos, y adquirir material.

Creo que uno de los puntos fuertes es el programa de actividades. Nos ha permitido traer no solo a intérpretes de conferencias profesionales (de la ONU y la UE, por ejemplo) sino intérpretes que trabajan en otros campos. Por ejemplo, hemos tenido una sesión sobre el proyecto de AIIC relacionado con la interpretación en zonas de conflicto, y la presentación de un proyecto sobre interpretación para víctimas de violencia de género. Por otra parte, en el marco del programa de prácticas hemos realizado una visita de estudio de dos días a las instituciones europeas en Bruselas que incluía talleres con intérpretes de allí, simulacros de exámenes de acreditación de la UE y simultánea en cabina muda en una reunión real. Fue una experiencia muy positiva para todos los implicados.

– Cuentan las leyendas que comés frutos secos en la cabina para mantener el nivel de tus prestaciones como intérprete. ¿Hay algún secreto que quieras compartir con nosotros?

– ¡Jajaja! Pues sí, a media tarde, después de una jornada larga, cuando todavía quedan un par de horas de cabina, necesitamos energía. En esos momentos los frutos secos son recomendables porque son de liberación lenta y por eso en las sesiones largas son más eficaces para mantener la actividad cerebral que el pico rápido de azúcar que te da comer chocolate, por ejemplo (¡algo que hacen muchos intérpretes!).

Secretos no sé pero sí puedo compartir un par de recomendaciones: nunca llegar a un trabajo de interpretación sin comprobar la actualidad. Puede haberse producido un terremoto, un atentado, una goleada al equipo del presidente de la reunión y que haya montones de comentarios que, si no lo sabes, te descolocarán. Ahora es muy fácil mantenerse al tanto de la actualidad, consultando el móvil durante el trayecto al trabajo, por ejemplo. Por otra parte, es recomendable llegar con tiempo a un encargo de interpretación para poder acomodarte en cabina, leer documentos de último momento, incluso tener un briefing con los ponentes, y evitar el estrés adicional de llegar tarde. Además no es mala idea siempre disponer de papel y varios bolis, caramelos para la tos, dormir bien la noche anterior… En las páginas web de las asociaciones profesionales hay muchos consejos prácticos para intérpretes.

París 2015

– ¿Algún momento memorable?

– Después de tantos años de ejercicio profesional, sí, hay muchos momentos memorables: interpretar a personas admiradas como Eduardo Galeano, o el mítico sindicalista Marcelino Camacho, y personajes destacados como el Rey Juan Carlos, o los expresidentes Felipe González o José María Aznar. También he interpretado a algún que otro antiguo alumno a los que he encontrado como ponentes, después del paso de los años, y me encantó que se hubieran cambiado las tornas. Memorable también es interpretar intervenciones quirúrgicas en vivo, ¡en una ocasión se nos desmayó el técnico ante lo que estaba viendo! Haciendo balance, creo que los trabajos que más me han marcado son un seminario sobre partos naturales que reunió a comadronas del mundo entero, desde la selva del Amazonas hasta el hospital más equipado. Vimos muchos partos y fue muy conmovedor. Por otra parte, interpretar a Pedro Duque, el astronauta español, junto con la tripulación con la que viajó al espacio, fue emocionante. Pero también hay encargos terribles que resultan difíciles de olvidar, como interpretar los testimonios de las víctimas de la invasión de Iraq.

Me gusta trabajar con equipos grandes de colegas con los que uno se lleva bien. Eso me ocurrió, por ejemplo, durante los Juegos del Mediterráneo de 2005 en Almería.

Ahora que la gastronomía se ha puesto de moda me ha tocado interpretar a cocineros famosos preparando sus manjares en vivo y comentándolo. En una ocasión, cuando el chef en cuestión estaba preparando tapas, nos iban trayendo las tapas para que pudiéramos entender lo que estábamos explicando… y así, en cabina, mientras interpretaba, probé gin-tonic de ostra y pepino y piruleta de chocolate con frutos de mar, entre otras cosas.

Convivir durante unos días o más con los colegas y ponentes siempre es una experiencia intensiva y absorbente. Quizás lo más divertido que me ha ocurrido fue durante un curso formación de líderes juveniles organizado por el Consejo de la Juventud de España y que reunía a jóvenes de todo el mundo. Era un curso residencial y, a lo largo de la semana que duró, llegamos a conocernos bastante bien. En la última sesión un grupo hizo una parodia de una sesión, con interpretación incluida, parodiando lo que pasaba en cabina (tal y como lo veían los participantes). Fue muy gracioso y perspicaz ver cómo nos percibían desde fuera y solo lamento no haberlo grabado, pero fue una sorpresa total y no nos dio tiempo.

DSCN0835

– En cuanto a tus ramas principales de investigación, relacionadas al 11-M y a una Directiva de la UE, ¿qué fue lo que te indujo a escogerlas?

– Pienso que la investigación debe ser útil y no solo teórica. Me interesa explorar la utilidad social de las profesiones de traductor e intérprete. Es necesario explicar en qué consisten, hacer una labor de divulgación, porque, a pesar de ser profesiones muy extendidas, no se conocen muy bien y hay muchos malentendidos. El juicio por los atentados terroristas del 11-M fue el primer macrojuicio en España en utilizar la interpretación simultánea y la labor de los intérpretes cobró gran visibilidad. Había ciertos comentarios en los medios y por parte de los jueces y abogados que demostraban una clara falta de conocimiento del trabajo del intérprete. Conocía personalmente a algunos de los intérpretes que intervinieron y me fascinó su experiencia, y por eso lo quise estudiar para documentar este hito en la historia de la interpretación en España. En cuanto a la Directiva europea, se trata de una normativa para garantizar y regular el derecho a traducción e interpretación profesional de calidad en procesos penales en todos los países europeos. En algunos países ya funciona bien, pero en España, por ejemplo, cualquier persona puede interpretar en ámbitos judiciales y policiales y eso no garantiza un juicio justo para los implicados. Hay montones de tropelías, como por ejemplo la mujer maltratada cuyo intérprete es su maltratador. Esperábamos que esta situación cambiara con la Directiva pero la transposición en España no se está realizando correctamente.

– Volviendo un poco más atrás en el tiempo, una pregunta que todos nos hacemos es… ¿Qué te llevó a mudarte de Liverpool a Granada?

– En realidad, no me mudé de Liverpool a Granada, sino de Edimburgo a Granada. Si bien soy de Liverpool, hice la carrera de Traducción e Interpretación en Edimburgo (Heriot-Watt University). Cuando terminé me propusieron trabajar en la Universidad de Granada. Me vino muy bien, porque mi primer idioma extranjero era el francés y pensé que un par de años en España me daría la oportunidad de mejorar el español. ¡Nunca me imaginé que me quedaría tantos años!

– ¿Y a Buenos Aires, en cambio? ¿Cómo fue tu experiencia en Argentina como británica en un período delicado para el país?

– Fui a Buenos Aires a finales de los años 80 cuando no había relaciones diplomáticas con el R.U. a causa de la guerra de las Malvinas, que se había librado en el año 82. Fui como profesora invitada por el Colegio de Traductores Públicos de Buenos Aires y una universidad privada a impartir un curso de interpretación y me hizo mucha ilusión tanto el curso como el viaje. Tuve que ir al Consulado Argentino en Cádiz para tramitar el visado y mientras estaba esperando, me dijeron que el Cónsul quería conocerme… no me podía imaginar para qué. ¡Cuando entré en su despacho me dio la mano y me dijo que quería felicitarme por querer ir a su país a pesar de la guerra! No tuve ningún problema en Argentina, todo lo contrario. Fue una experiencia inolvidable y establecí amistades que todavía perduran. Siempre me sentiré estrechamente vinculada a Argentina.

anne iguazú

– ¿Cómo describirías tu experiencia en Bélgica? ¿Cómo la calificarías con respecto a las demás?

– A Bélgica fui como estudiante de intercambio, y luego en otra ocasión como traductora en prácticas. También fueron experiencias enriquecedoras, que me dejaron amistades que todavía conservo. Además, ese chocolate…

– ¿Qué es lo que más extrañás del Reino Unido?

– Mi familia, sin lugar a dudas. Tenemos mucho contacto y voy mucho, pero no es lo mismo que formar parte de su vida diaria. Cuando mis amigos de aquí van los domingos a comer a casa de los padres… me da mucha envidia.

– Defensora de animales y de los derechos de las personas, ¿te definirías como una idealista? ¿Qué cosas esenciales creés que necesitaría la sociedad para mejorar?

– Sí, soy idealista y persigo la utopía… A lo mejor no llegamos, pero lo importante es el camino y las aspiraciones. Vivimos en un mundo donde las agencias de calificación y los poderes financieros en general tienen más poder que los gobiernos elegidos, donde uno de los mayores negocios es el de armas y los intereses económicos están por encima de los derechos humanos. Me escandalizan situaciones como la crisis de los refugiados, la forma en la que se ha machacado al pueblo de Grecia (y al gobierno de Syriza). Sin embargo, creo que sí se pueden cambiar algunas cosas, como se ha demostrado a lo largo de la historia. Para mejorar, creo que la sociedad necesita más justicia social y transparencia, más democracia, más decencia en suma.

La política está en todas partes y desde nuestra profesión también hay cosas que se pueden hacer. Por ejemplo, colaborar como intérprete voluntario, trabajando gratuitamente para posibilitar la difusión de voces y discursos que, de otra forma, no se oirían.

– ¿Cuál es tu libro preferido y por qué?

– Difícil… ¡no puedo elegir solo uno! En inglés, quizás una novela de Sebastian Foulkes llamada Birdsong, sobre la primera guerra mundial. Mis dos abuelos estuvieron en esa guerra, y esa novela me conmovió profundamente. En español me marcó mucho Las Venas Abiertas de América Latina, como todos los libros del gran Eduardo Galeano. Y en francés La Chute de Albert Camus, que leí con 18 años y me revolucionó. Hay también un autor que me ha impresionado especialmente en estos últimos años y es Khaled Hosseini.

– Es sabido que sos adicta al chocolate y al vino y que sos muy buena cocinera, aunque no comés carne. ¿Se te hace muy difícil? ¿Qué recetás se te dan bien preparar? ¿Algún vino preferido?

2014-06-16 13.55.10

– No se me hace nada difícil no comer carne, aunque tampoco soy estricta. Fue una evolución lenta a lo largo de muchos años y tiene que ver con mi rechazo al maltrato animal. Además ¡hay tantas otras cosas ricas que comer! Tampoco soy estricta. Me gusta improvisar en la cocina, seguir mi intuición e inventar nuevas mezclas con lo que hay en la nevera. Me encanta la comida india y a menudo preparo platos indios en casa (y pongo música de Bollywood para ambientar). Este verano he descubierto la cocina tailandesa y también me parece interesante. Ya estoy dando mis pinitos con algunos platos. Y, por supuesto, la italiana, pero no se me da tan bien. Todavía no he encontrado el secreto de “spaghetti alle vongole”, no me sale bien ese plato por mucho que lo intente. En cuanto a vinos, hay algunos vinos de Ribera de Duero que me encantan, como el Matarromera y el Carramimbre. Claro, hay vinos excelentes en otros países también pero no los conozco tanto.

2013-07-19 23.56.59

– Últimamente viajás seguido a Italia, ya sea por trabajo o por placer. ¿Qué es lo que más te atrae del bel paese? ¿Qué lugares visitaste y cuáles son tus próximas metas?

Rome with my daughter. Oct 14

– Mi padre era un enamorado de Italia. Durante la IIª Guerra Mundial vivió en Bari y Nápoles. Hablaba italiano y fuimos mucho a Italia de vacaciones cuando yo era niña. Me encanta la comida, los paisajes, la historia, la cultura, la combinación única y misteriosa entre elegancia y algo de caos… Mirar el mar desde Siracusa y pensar que Arquímedes puede haberse inspirado mirando esa misma vista, por ejemplo… ¿Qué lugares visité? Cuando era pequeña íbamos de vacaciones al Adriático y a Forte dei Marmi, en la Toscana. En los últimos años he visitado Roma, Nápoles, la costa Amalfitana, Verona, Sicilia y Cerdeña. En diciembre voy a Venecia… En cuanto a mis próximas metas, me gustaría hacer un curso de cocina en algún lugar de Italia. Si alguien que lee esto me puede hacer una buena recomendación, ¡adelante, por favor!

Roma 2012

Ya la leyeron; ¿hay alguien que pueda recomendarle algún curso de cocina en Italia? ¡Hasta la próxima entrevista!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s